Clínica del Doctor Herrero
Clínica del Doctor Herrero

   EGO DE TAURO

 

 

“EGO DEL MATERIALISTA: LE GUSTA DISFRUTAR DE UNA VIDA ACOMODADA, PERO SE APEGA AL CONFORT Y A SUS POSESIONES”

 

 

 

 

SubEgos: Ego tozudo, Ego posesivo, Ego envidioso, Ego acomodado.

 

 

 

  • ¿Disfrutas mucho de la comida, los olores, el tacto, los sonidos y la vista?

 

  • ¿Te muestras testarudo y cabezota sobre tu forma de actuar y pensar?

 

  • ¿Te sientes inseguro a la hora de hacer cambios y prefieres la estabilidad?

 

  • ¿Te sientes seguro acaparando posesiones materiales y personales?

 

¿CUAL ES LA RAÍZ INCONSCIENTE DEL EGO DEL MATERIALISTA? 

        Las personas con este Ego sienten un gran miedo e inseguridad emocional que sustituyen por materia (objetos, personas o situaciones). Son sus “mis” (mi pareja, mis hijos, mi casa……). Buscan la seguridad emocional en producir y conservar bienes materiales que les den disfrute y comodidad. Con esto llenan su vacío emocional y suplen la carencia afectiva. 

 

   ¿POR QUÉ SE SUFRE DESDE EL EGO DEL MATERIALISTA? 

      Los Tauro en sombra se apegan mucho al confort y la comodidad, de tal forma que con frecuencia “no desean moverse”. Les gusta mucho disfrutar de los bienes materiales y de las sensaciones derivadas de sus órganos sensoriales (tacto, vista, gusto, olfato y oído). Todo esto los lleva a un bucle donde desean generar más materia y poseer aún más. 

   Se instalan en perseguir un placer continúo rodeado de bienes materiales, aunque muchas veces no tienen tanto tiempo para usarlos. Se sienten posesivos y solo desean “tener por tener” y poder decir ante los demás “esto es mío”. Lo peor es que se vuelven muy testarudos, envidiosos, celosos y egoístas. Se estancan en generar, acaparar y mantener sus bienes: “de aquí no me muevo”, “esto es mío” y “yo soy así” son algunas de sus frases preferidas.  

     A menudo, entran en crisis de enfado e ira cuando su comodidad se ve afectada, o cuando se les intenta presionar para que cambien de hábitos. Aquí son especialmente testarudos y defienden la inmovilidad.

 

  ¿CÓMO SE IDENTIFICA LA SOMBRA DEL EGO DEL MATERIALISTA?

      Son personas fieles, responsables, acostumbradas a rutinas diarias, capaces de soportar la repetición de hábitos, muy disfrutonas y apegadas al confort material ligado a la satisfacción de sus sentidos (comer, escuchar música, tocar, crear con las manos…) 

    Con el tiempo se estancan, se sienten seguros rodeados de los mismos hábitos y sus posesiones, pero son tercos, envidiosos y materialistas. No solo se aferran al dinero y objetos materiales, sino a las personas o situaciones, por eso a veces no se reconocen muchas personas en este Ego, alegando que no les importa mucho el dinero y la materia. 

      Suele ser la pérdida de la comodidad lo que les provoca una gran inseguridad, y con ello la crisis emocional necesaria para darse cuenta de que la estabilidad emocional la tenían vinculada a la posesión. Será la pérdida de sus pertenencias (materiales, personas, trabajo…) lo que les hagan moverse del estancamiento y plantearse a nivel más profundo como llenar el vacío emocional que tienen. Una vez se decidan a moverse y perder la comodidad, los pasos siempre serán lentos, muy lentos, pero seguros.

       A diferencia del Ego de la rigidez, el tauro no necesita crear bienes materiales, sino conservar los que considera imprescindibles. 

 

   ¿COMO ES LA LUZ DEL EGO DEL MATERIALISTA?

    Cuando se corrige la sombra, Tauro en luz es consciente de que necesita sentirse estable emocionalmente rodeado de materia sin depender tanto de ella. Es capaz de ser muy perseverante y tenaz en sus objetivos y rutinas diarias, dando pasos muy seguros para no perder la firmeza. 

    Son personas muy pacientes y responsables con las obligaciones diarias, que pueden disfrutar mucho con todos los estímulos de los órganos sensoriales: la comida, viendo y tocando cosas bellas, escuchando música, oliendo perfumes, dando masajes, cantando…Son personas creativas y muy artistas con las manos (manualidades, jardinería, diseño, etc.…)

   Pueden manejar y conservar muy bien el dinero y todas las pertenencias, pues les dan gran valor al ser la base de su seguridad personal. Saben que valen y que son merecedoras de recibir, pues tienen una autoestima normal. 

            

   ¿CÓMO SE PUEDE DAR LUZ AL EGO DEL MATERIALISTA?

    1.- En primer lugar, hay que descodificar (poner consciencia) cuantas veces desde la infancia se ha llenado la carencia afectiva con bienes materiales o sensaciones de bienestar vinculadas a los sentidos. Se ha de aprender que se puede generar en meditación un estado emocional seguro que no depende de “tener o no tener algo” sino de “sentir, tengas o no algo”.

   2.- También se ha de valorar la estabilidad del mundo material y el dinero, pero no con el objetivo de almacenar tanta materia. Se debe alejar de la posesión y la envidia, para aprender a disfrutar sin apego de los recursos de la naturaleza y la vida en general, sin tener que sacar provecho de ella ni buscar tanto “poseer”.

    3.- Se tiene que aprender a canalizar la ira y el enfado que genera salir de la comodidad, perder bienes materiales y no tener posesiones. El deporte, el yoga y la meditación son buenos canalizadores de los enfados. 

  4.- El destino de estas personas es perder el miedo a la transformación, para así dejarse experimentar en una zona nueva que no conocen, diferente a la que siempre repiten. Las frases de luz son: “tengo que moverme, aunque me sienta inseguro”, “esto no es mío”, y “yo ya no soy así”.

 

                         EQUIVALENCIA DE LUZ Y SOMBRA

 

LUZ

SOMBRA

Perseverante y tenaz

 

Práctico

 

Dar pasos seguros

 

Artístico

 

Espíritu de paciencia

 

Autoestima normal

 

Aceptación

Testarudo

 

Materialista y egoísta

 

Estancamiento y acomodado (pasividad)

 

Falta de creatividad

 

Poseedor

 

Desvalorización

 

Rechazo

 


   MANTRAS PARA MEDITACIÓN

  “Es más importante sentir que tener”, “me alejo de la posesión”, “tengo que moverme, aunque me sienta inseguro”, “confió en mi”, “me siento seguro”, “me hago responsable de mis necesidades”, “reconozco mi valor y mis recursos personales”, “me siento merecedor de recibir”

 

   MI EXPERIENCIA CON EL EGO DEL MATERIALISTA

       Mi experiencia con el Ego del materialista es que hay que ampliar la visión del mismo para darnos cuenta de hasta donde alcanza la posesión. 

      Normalmente mis pacientes localizan fácil este Ego mirando el tema del dinero y los bienes económicos. Yo aquí me he visto pronto a nivel personal: acaparando materia y objetos que te das cuenta de que sustituyen una carencia emocional. Sobre todo, a la hora de comprar, he sentido ese impulso y esa recompensa rápida que recibes de “bienestar” cuando adquieres un nuevo objeto. Pero la carencia afectiva sigue ahí, es como una intranquilidad vinculada a la necesidad de recibir amor, y a través de estos objetos sientes que recibes confort y amor. 

      Ver este Ego con lo que no son objetos cuesta más. No nos damos cuenta de que también nos hacemos dueños de situaciones y de personas. Son los llamados “los mis”: “mi hijo”, “mi pareja”, “mi trabajo”, “mis amigos”, “mi fiesta”, “mi celebración”, etc.…. Cada persona tiene unos “mis” diferentes, y se aferran a ellos porque les da seguridad emocional.  

     ¿Cuándo nos damos cuenta de que estamos aferrados a la posesión? Muchas veces, es al perder esos objetos, personas o situaciones. Al quedarnos sin ellos, entramos en crisis y sentimos el vacío emocional que nos deja su pérdida.

    Para descodificar (poner consciencia) este Ego, hay que recuperar las experiencias de nuestro transgeneracional (ancestros), proyecto sentido (emociones de nuestra madre en el embarazo) o edad cronológica (nuestras experiencias desde el nacimiento). En ellas tomaremos consciencia de cómo empezamos a sentirnos bien (o nuestra madre o nuestros ancestros) cuando recibíamos una posesión. Recibir un regalo material nos daba confort, y nos alejaba de buscar otra forma más sana de cubrir ese vacío emocional.  

    En mi experiencia, lo más duro de este Ego ha sido descodificar mi posesión con las palomas. Desde muy pequeño he sentido el deseo de estar con ellas, pero no solo al aire libre, sino “tenerlas” en casa, acapararlas, para acumularlas como un trofeo. Disfrutaba con los ejemplares más bellos, con colores peculiares, y buenos criadores.  

   He excusado este Ego con el deseo de conservar la tradición de mi abuelo y cuidar de ellas como si fueran mis hijos, pero me di cuenta de que necesitaba “poseerlas”. Que ocuparan un lugar en mi casa me daba seguridad emocional, como cualquier otro objeto. Recibir un reconocimiento de ellas engordaba mi autoestima y me reforzaba el esforzarme más. Llegué a acumular más de 500 ejemplares. Ahora, con la Terapia Emocional y la meditación, he descubierto que prefiero verlas libres, en su ambiente, equilibradas en su ecosistema. Ya no necesito tenerlas en casa engordando el Ego de la posesión. Darles libertad y dejarlas en mano de quienes deseaban cuidarlas me hizo sentirme liberado. 

   Aunque lo más duro ha sido descubrirme en la posesión con las palomas, también me he visto muchas veces en mi vida adquiriendo bienes materiales para mi casa con el objetivo de sentirme bien. Muchos de estos objetos no he llegado a usarlos por falta de tiempo, pero verlos y tenerlos me daba satisfacción. ¡Qué gran suerte poder llenar esta carencia emocional con la Meditación! Por fin puedo prescindir de muchas de mis posesiones, y con las que me quedo no me siento tan apegado. ¡Gracias Ego del materialista por enseñarme tanto! 

 

   ¿CÓMO SON LOS NIÑOS CON EL EGO DEL MATERIALISTA?

Los niños Tauro necesitan sentirse seguros experimentando con personas y cosas. Son de reacciones lentas, tranquilos y sosegados, interesados en disfrutar de experiencias relacionadas con los órganos de los sentidos: la comida, escuchando sonidos, tocando o recibiendo contacto físico, viendo escenas a su alrededor, etc... El contacto con la materia (comida, bienes materiales, música o personas) les da seguridad. No necesitan cambiar, prefieren repetir aquello que les agrada. 

        Cuando están en sombra, serán niños testarudos y cabezotas, muy apegados a querer prolongar su estado de confort disfrutando de sus órganos sensoriales. Serán egoístas, envidiosos y materialistas, muy interesados en “tener” y “poseer” (“esto es mío”). 

En estos casos, si a los padres les afecta este comportamiento en sombra de sus hijos, significa que ellos también tienen este Ego. Tendrán que educar a sus hijos, y fomentar la luz de este signo, pero lo más útil para corregir la sombra en ellos es tratarse los padres el Ego de Tauro. Han de convertirse en un ejemplo hacia ellos de:

  • Ser perseverantes y tenaces (y no testarudos).
  • Ser prácticos (disfrutar de la materia, bien sea dinero o personas u otros bienes) sin ser materialista, envidioso o egoísta (compartir con los demás). 
  • Dar pasos seguros en la vida sin estancarse ni dejarse llevar por la excesiva comodidad y pasividad.
  • Fomentar la confianza en nuestro valor sin depender tanto de la materia.

 

   PATOLOGÍAS RELACIONADAS CON EL EGO DEL MATERIALISTA

     Anginas, faringitis, patología del tiroides, problemas de cervicales.

 

  PROFESIONES RELACIONADAS CON EL EGO DEL MATERIALISTA

      Necesitan profesiones donde toquen la materia, el dinero o la tierra. Se sienten bien repitiendo experiencias. Les da seguridad adaptarse a un ritmo fijo y persistente. 

    Algunos ejemplos: agricultores, jardineros, vendedores, pasteleros, veterinarios, banqueros, financieros, empresas de seguros, artesanos, escultores, peluqueros, aseguradoras, esteticistas, actividades de bienestar físico y emocional.

 

   REFLEXIONES RELACIONADAS CON EL EGO DEL MATERIALISTA

1.- ¿Te identificas con la sombra de este Ego? Escribe con detalle qué te ha resonado. 

 

2.- ¿En qué campo de tu vida sientes más la sombra de este Ego? Escribe las escenas que se te repiten. 

 

3.- ¿Qué recursos puedes aplicar a partir de ahora para dar luz a este Ego? Escribe las acciones que puedes aplicar en el presente y futuro para no sentir tanto el sufrimiento de este Ego. 

 

Dr. Antonio Herrero

     

EGO DE TAURO.pdf
Documento Adobe Acrobat [66.8 KB]

QUIERO UNA CITA

CONSULTAR AL DOCTOR

Información para pacientes